Mayrit Los orígenes de Madrid

Por todos nosotros es bien conocido el origen árabe de nuestra querida ciudad, sin embargo, no alcanzan la misma difusión los vínculos que se mantienen en pie de aquella época. Los restos que se conservan de la muralla o de los canales subterráneos que se construyeron, nos invitan a respirar historia de la Edad Media árabe en Madrid.

 

.

La fundación

Sería el Emir  Mohamed I de Córdoba -gobernante entre 852 y886-, el que fundara el primer núcleo permanente, construyendo una atalaya (hisn) en el valle medio del río –terrenos actuales que ocupa el Palacio Real-, con la función de vigilancia de todos aquellos que quisieran pasar por allí con dirección al puerto de Guadarrama.

Este asentamiento permanente militar inició su crecimiento, hasta verse formado por la Almudaina (del árabe al-mudayna, ciudadela) y por la Medina (barrios intramuros).  Hemos de considera que la posición estratégica de esta plaza era inmejorable, si atendemos a que estaba ubicada a una altura de 70 metros con respecto al río Manzanares.

Según expertos y estudiosos de la materia, la gran mayoría de los enclaves fundados por los árabes, no solo  disfrutaban de una posición de vigilancia y de defensa inmejorables, también contaban con abundante agua, campos de cultivo, huertas, pastos y bosques cercanos destinados a la ganadería, fundamentales para el correcto abastecimiento del asentamiento y de sus habitantes.

Con capital en la actual Toledo, Mayrit se encontraba dentro de lo que se conoce como la Marca Media, parte del área fronteriza de Al-Andalus, y que en su conjunto estaba definida por ésta, por la Marca Inferior y la Marca Superior, trazando una línea que cruzaba las ciudades de Cáceres, Toledo, Cuenca y Guadalajara, llegando hasta Teruel.

.

Con capital en la actual Toledo, Mayrit se encontraba dentro de lo que se conoce como la Marca Media, parte del área fronteriza de Al-Andalus

.

Mayrit y su significado

Muchos son los estudios que se han planteado sobre el significado del nombre de “Mayrit”. Algunos investigadores afirman que se debe en un origen al  término árabe “Mayra”, que se traduce como madre o matriz,  y el sufijo “it”, que significa lugar. Por otro lado, también se baraja que se deba a un híbrido entre la palabra árabe  “Maǧra”, que significa cauce o curso de agua, y el sufijo romance “it”, que  indica abundancia, conformando así el significado de «lugar abundante en aguas».

Sin embargo, Jaime Oliver Asín, insigne investigador,  arabista, historiador, cronista y literato español; afirma en su libro  Historia del nombre de Madrid, que el origen del nombre de nuestra ciudad nace en el período anterior al árabe, concretamente en la época visigoda y debido a un asentamiento temporal que hubo en la zona denominado “Matrice”  o madre de aguas, en referencia a su situación en torno a una gran fuente de la que emanaba un arroyo que fluía hacía el río Manzanares.

Posteriormente los musulmanes, aprovechando la abundancia de acuíferos y la privilegiada posición defensiva del enclave, establecieron Mayrit en el siglo IX. Como expertos maestros en la canalización de aguas, emplearon diversas técnicas como el uso de la noria, el almacenamiento y distribución de agua a través de acequias, canales y albercas; y el aprovechamiento de las aguas subterráneas a través de la conducción.

.

El emblema de Madrid

Tres siglos después de su fundación, en el siglo XII, encontramos el primer emblema de Madrid, cuyo lema hace referencia tanto a la construcción de la ciudad sobre aguas subterráneas, como a su muralla árabe. En este emblema figuraba la transcripción:

“Fui sobre agua edificada, mis muros de fuego son, esta es mi insignia y blasón”

Este lema hace referencia al origen árabe de la ciudad. De hecho, las murallas se construyeron con piedras de sílex, o pedernal, variedad de cuarzo empleada desde la Prehistoria para fabricar herramientas cortantes a causa de su extrema dureza. De este modo, los «muros de fuego» hacen referencia al impacto nocturno de las flechas de los cristianos, en forma de chispas, cuando chocaban contra el sílex de las murallas defensivas.

El emblema representaba un pedernal sumergido parcialmente en agua, con dos eslabones a los lados entrelazados que frotan una piedra de sílex haciendo, como decíamos antes, que de esta salgan chispas, según la descripción rescatada por el cronista de Madrid López de Hoyos en sus obras. Por cierto, el que se nos denomine “gatos” a los que somos madrileños, tiene su origen debido a la propia muralla…pero eso es otra historia que os contaremos en próximas entradas de nuestro blog.

El emblema representaba un pedernal sumergido parcialmente en agua, con dos eslabones a los lados entrelazados que frotan una piedra de sílex

Y es que, amigos de MAD Experiencias, nada es casual, todo tiene un origen y Madrid no podía ser una excepción.

Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios